A una vieja fotografía...

14/10/09

Tu mirada, plena de pura inocencia casi infantil que invadía nuestras horas, minuto a minuto, plena de sueños e ilusiones cuyo destino no conoceré jamás. Tu cabello suelto, enmarcando tu rostro rebosante de alegría, aquel rostro al que da sombra un simpático sombrero azul que te sienta tan bien. Tu mente, ajena al mundo de emociones que en mí causa tu sola presencia. Tus oídos, a millas de mis taan bien escondidos gritos de desgarrador dolor. Tus manos, pequeñas y blancas, tiernamente apoyadas sobre mis hombros, pruebas visibles y sólidas de un inmaculado y profundo cariño que me supiste tener. Y yo, radiante bajo el pálido reflejo de la luz de mi única estrella, de calma plena bajo los brazos delicados de esa princesa celestial que alguna vez tuve el honor de llamar "amiga".
Tu sonrisa, fantasma errante de recuerdos vagos, viejos y tan felices que parecen ajenos, me acecha desde una vieja fotografía hace tiempo olvidada.
Y mis ojos, cansados ya de enviar solitarias lágrimas excursionistas en busca de aquel porqué tan ansiado pero a la vez tan temido, sólo ya se ensombrecen ante el recuerdo de tu ausencia siempre presente. Y mis labios desgastados se curvan en una aún más desgastada mueca disfrazada de sonrisa. Y mi alma parece desgarrarse por segunda vez ante la sola presencia de esta sombra gráfica de aquella que la quebrara por vez primera. Y mis manos tiemblean extrañando insoportablemente esa sublime felicidad que solamente conocieron siendo al mera sombra de tus dulces ilusiones. Y mi corazón no puede más que llorar, ante la sola vista del rostro que aún sigue tatuado eternamente en él, el rostro de un ángel quien una vez me hizo el honor de llamarme "amiga".

Yo solo sé decir su nombre...

28/4/09



Hola, mi amor, ¡Cuánto tiempo! ¿Cómo has estado?
Yo muero de angustia, mi bien, Yo lloro por ti, como siempre
Yo siento que me asfixio por no verte y tú, ¿Me has extrañado?
Pienso en tí -todos los días, todo el tiempo- y tú, ¿Me has pensado?

No sé porqué te hablo si no puedes oírme
No sé siquiera si querrías escucharme
Los días son tan fríos si no estoy a tu lado
Quisiera saber como hacer para no amarte

La vida es tan injusta, para tí y para mí
Yo que tanto he dado, yo que tanto he amado
Al final no recibí nada y todo lo perdí
Y solo quiero decirte "NO PUEDO VIVIR SIN TÍ"

¿Cómo puede ser posible, ya después de tantos años?
¿Cómo puede doler tanto un corazón destrozado?
¿Cómo se siente lo que no está, cómo duele lo olvidado?
¿Cómo puede doler el vacío que en mi alma has dejado?

Vivo una eterna batalla que no puedo terminar
Contra mi misma es que lucho, para no volverte a amar
Contra mi impulso siempre presente de irte corriendo a buscar
"Te quiero, mi amor, te quiero, y no te puedo olvidar"

Y con esta historia en mi mente que
hoy me senté a escribir
Con esta herida en mi pecho que no cesa de sangrar
Con esta voz ya cansada de llorar y de sufrir
Con este destino cruel que sin embargo he de abrazar

Es tuyo este amor (muerto de hambre y sed)
Son tuyas estas lágrimas (eternas, vacías y añejas)
Por siempre es tuyo lo que fui, soy y seré
Quisiera que supieras que por siempre te amaré

¡Qué ironía! Fue la vida la que al final rió
¡Qué injusticia, Estrella mía, cómo todo se derrumbó!
Ya no puedo cruzar el puente que construí sobre mi dolor
Que al final fue el Destino mucho más grande que mi Amor...