Sombras

5/4/08

Es siempre el mismo desagradable y asqueroso sentimiento. Aquel que te lleva al borde de la locura, aquel que te encierra, que te aprisiona y que te corta la libertad. Ese que cuando creías que lo habías perdido, que lo habías asesinado a sanngre fría y enterrado, cuando estabas seguro que el fuego se había extinguido para siempre, renace de las cenizas, despierta y se levanta, arrastrándote una vez más hacia la oscuridad total, hacia el eterno y ciego dolor de ser… su sombra. Una sombra, y nada más.
Caminas por calles oscuras y vacías, pero no tan oscura y vacías como tu interior. Sus palabras te queman, te torturan, te enloquecen, te roban poco a poco la capacidad de razonar… te llevan al mismísimo borde de la desesperación. ¿Qué has hecho para merecer tanto desprecio? Tu figura se confunde entre tanta oscuridad, tu dolor se mezcla con el llanto de la noche, tu existencia se esfuma entre las otras sombras que te rodean. Sin embargo, entre ellas y tú hay una diferencia. Una sombra… es aquel lugar donde la luz nunca llega... donde la oscuridad es eterna e infinita. Pero una sombra… no siente. Tú sí.
Y mientras tu mirada se nubla a causa del sufrimiento, de la carga que este sentimiento te produce, su voz parece resonar en tu cabeza…. Sus palabras de desprecio, de odio, de furia retenida… que dirige a ti.
Cómo, y Cómo duele su resentimiento. Cómo duele su desprecio. Cómo duele su traición insospechada. Cómo duele…..
Y el camino continúa… interminable. Y sus ojos te persiguen, los ves en cada rincón, en cada esquina, en cada callejón… Y sin embargo, no puedes alcanzarlos. Su mirada, es lejana… es ajena.
Y su figura, casi puedes verla, casi puedes sentirla junto a ti. Su sonrisa que tan pocas veces deja ver… Sus manos que ansías estrechar con fuerza. Todo su cuerpo que deseas… más que demasiado. ¿Por qué no puede ser tuya esa piel de porcelana? ¿Por qué no puede ser tuya esa mirada de cristal? ¿Por qué no pueden tus labios cubrir de besos y pasión ese cuerpo perfecto? ¿Por qué no pueden tus manos acariciar ese rostro que tanto ocupa tus pensamientos?
Y tus piernas siguen moviéndose, llevándote por las calles de la Desgracia. Alejándote de lo que más quieres. Lo que más deseas. Lo que más amas.
Porque en tu mente, cuando todo pareció cerrarse, cuando estuviste más perdido que nunca, cuando tus ojos se inundaron de lágrimas, cuando el mundo te dio la espalda… siempre pudiste estar seguro de algo. El amor. El amor que sientes es real.
Y, dios mío, es tan real que es tangible… es tan real que es un peso en tu pecho, es tan real que te presiona y te quita el aire, es tan real que empuja lágrimas en tus ojos, es tan real que desvanece tu sonrisa. Es tan real que hasta yo, simple testigo, puedo sentirlo como propio.
Es tan real, que cuando estás en su presencia, una sola mirada suya basta para que el mundo se desvanezca… una sola palabra es suficiente para que la muerte que los rodea y acecha en cada rincón parezca insignificante.
Y en el medio de este camino eterno que se ha convertido en calle vacía de ciudad, tus lágrimas van cayendo duclemente al suelo, que con los brazos abiertos las recibe, dándoles un lugar para existir… un lugar para pertenecer.
La sombra en que te has convertido, llora. La sombra que ahora eres sufre por amor.
El amor….. es tan sólo una piedra en tu camino. Un eterno puñal en tu corazón, pues los ojos que más amas no te miran. No saben de tu existencia. No conocen el deseo que te devora por dentro. No son capaces de entender que tu devoción será eterna. No pueden aceptar que tú, tú sólo quieres protegerlos.
Y en medio del dolor, en medio de la desesperación y la noche interminable, te sientes solo. Te sientes solo, desprotegido y débil. Te sientes solo, pero más solo aún al saber que no estás a su lado, al saber que esta noche no podrás verle dormir, al saber que si algo le ocurriera no habrá nada que puedas hacer. Te sientes desprotegido, por no estar bajo su mirada, por no poder tenerle bajo tu propia mirada. Te sientes débil, porque no puedes hacer absolutamente nada.
¿Por qué cada vez que intentas acercarte sólo te alejas más? ¿Qué hay de malo en querer retenerle entre tus brazos y protegerle de todo lo malo del mundo? ¿Qué hay de malo en lo que sientes? ¿Por qué no puedes tener la oportunidad de hacerle feliz?
Más lágrimas caen sin hacerse esperar, pues ahora has asimilado su rechazo… si tan sólo fueras más fuerte… si tan sólo pudieras protegerle…
Y tus ojos brillan extrañamente al evocar su nombre. Ese nombre...ese nombre tan hermoso y musical que lleva. Ese nombre que por más que en tu vida encontrarás a miles de personas que lo llevarán, simplemente es solamente suyo. Ese nombre que de tanto repetirlo en tu mente, de tanto soñarlo y desearlo y suspirarlo, ya suena extraño en tus oídos cuando es pronunciado en voz alta. Ese nombre que nunca pero nunca podrás cansarte de repetir. Una y otra vez. Eternamente, en el inútil intento de que algún día al decirlo, ya no signifique nada...
Tus labios forman una sonrisa amarga y triste. Tanto tiempo llevas en las sombras admirándole, siempre evocando su grandeza, su fortaleza… todo aquello que te hace desear con todas tus fuerzas poder alcanzarle.
Lo que significa para ti, es mucho mayor que tu vida, que tu seguridad, que cualquier otra cosa. Porque lo es todo. Completa, absoluta y simplemente todo.
No puedes pensar en nada más. Hace tanto que monopoliza tus pensamientos que ya no recuerdas como era pensar en algo más. Y esto es tan absoluto que ya no te asusta, ya no te tortura, sino que lo disfrutas.
Porque aunque no puedas admitirlo, el solo hecho de estar a su lado es maravilloso. El sentimiento que despierta en ti, la forma en que la locura puede controlarte, la manera en que el sinsentido gobierna todos tus movimientos, la forma en que todo lo que es te fascina, te intriga, te atrae... te hace sentir vivo.
Porque simple y llanamente, amas. Y ese amor te consume a cada segundo que pasa. Y ese amor te roba la inocencia. Y ese amor te hace víctima de la desesperación de estar tan cerca suyo sin poder estar realmente cerca suyo. Y ese amor se lleva todo lo que fuiste, lo que eres, lo que pudiste ser, dejándote la única certeza que te queda.
Esa certeza a la que te aferras, esa que defiendes con uñas y dientes, la que abrazas y sin la cual perderías gran parte de tu identidad. La certeza de que amas.
En esta noche fría y oscura en la que no estas a su lado, es lo único que te queda.
Es increíble que en este mundo haya personas que no saben lo que sientes en este momento... tan acostumbrado estás a lo que sientes que te cuesta imaginar...
Cómo se sentirá mirar a los ojos a alguien sabiendo que te aman? Cómo será poder perderse en los brazos de la persona que amas sabiendo que eres su mundo? Qué se sentirá que te besen con tanta pasión y amor contenido como el que tú sientes ahora? Latirá más rápido tu corazón cuando alguien que te ama toma tu mano? Cómo se sentirá por dentro estar al lado de una persona que es capaz de dar todo por ti?
Pero por sobre todas las cosas... cómo se sentiría si te amara? qué clase de sensaciones te inundarían si suspirara tu nombre mientras le tuvieras en tus brazos? Cómo se sentirá tocar esa piel perfecta, esa piel tan blanca y suave que te ha quitado el sueño tantas veces? Qué sentirías si sus manos pequeñas y delicadas, pero firmes y fuertes acariciaran tu rostro con ternura, aunque sólo fuera una vez? Podrías soportar semejante felicidad?
Tus pasos se han detenido en la calle desierta, sin darte cuenta estás mirando al cielo nocturno. Tus ojos brillantes por las lágrimas reflejan las estrellas. Ni siquiera las estrellas son tan inalcanzables. Ni tan brillantes, ni tan cautivantes, ni tan hermosas...
Que desesperante, que horrible es poder estar tan cerca suyo. Es asombrosa la forma en que te consume y te devora el deseo por tocarle. Tan cerca, tan cerca de su piel, de su cuerpo. A tan sólo unos pocos centímetros. Y no puedes. Es increíble la manera cruel y despiadada en que sus labios parecen estar tentándote todo el tiempo. A sólo dos pasos de tu boca que los ansía dolorosamente. Tan cerca que lastiman. Y no puedes.
Es la más dulce y terrible de las torturas.
Y en ese momento y sin saber por qué, ríes. Ríes ante la ironía aplastante y dolorosa de que todo por lo que has luchado se volvió en tu contra en un segundo mortal y certero. De que dedicaste todos tus esfuerzos a estar a su lado. Sólo aspirando a su amistad, tratando de conformarte con lo que quisiera darte. Y sin embargo... todo terminó. Ya no podrás volver a su lado.
Las lágrimas no cesan. Nunca cesaron. Y no lo harán.
Y ya nuncá sabrá todo lo que sientes. Nunca sabrá lo mucho que le amas. Nunca sabrá que darías tu vida por una sonrisa suya. Ya nunca, nunca, lo sabrá. De la misma forma en que tu te preguntarás por siempre que se hubiera sentido rozar sus labios...aunque fuera una sola vez.
Y mientras sigo siendo un mero testigo de tu dolor, de tu historia, no puedo dejar de sentir esta familiaridad que me acerca a ti. Es que tú y yo somos tan parecidos... y es por eso que me pierdo y al contar tu historia hoy no puedo decir donde terminas tú y empiezo yo...
El dolor que sientes no es ajeno para mí...
El deseo incontrolable que te ahoga no es extraño para mí...
La desesperación que está a punto de llevarte a tomar una decisión extrema y estúpida ya la conozco...
Y eso es lo que me atrajo hacia ti. Porque igual que tú lo eres ahora, yo también alguna vez, por amor, fui....sólo una sombra.

3 comentarios (click y dejá el tuyo):

Juan dijo...

May, es increible lo que has escrito, me ha gustado mucho como siempre...no se que mas decir, solo que en parte me senti identificado...

Iris dijo...

Oohh,May... por Dios, como he llorado leyendo esto... hacia mucho q no miraba tu blog y me hace reir pero tmb me hace llorar.
Decirte lo que ya te he dicho tantas veces que te quiero mucho, que eres una persona increible en todos los sentidos y que te considero una buenisima amiga aunq no nos hayamos visto en persona, ya quisiera yo q muchas de mis amigas de aqui fueran como tu.
Que sigas escribiendo asi, cantando asi, dibujando asi, que todo lo que haces lo haces bonito.
AAhh!! y avisame cuando actualices tu blog que no quiero perderme todas estas cosas...
Bueno y despues de haber escrito todo este tocho q no se si leeras, te vuelvo a decir q te quiero mucho y q no cambies nunca.

jilanko dijo...

Desde hace tienpo me he preguntado ¿por que hablar, realmente es enecesario?
Avia olvidado la belleza de las palabras. Me decia realmente son bellaz no lo recuerdo no me parece. Deberia dejar de escribir y solo dibujar. Olvidarme de la poesia no volver a pronunciar palabra, vivir del arte que solo puede ser apreciado por los ojos. asta hace uno segundos estaba pensando, si dejar de escribir abandonar el amor por las palabras.
Gracias me recordaste que la belleza de las palabra es algo que llace en el concepto, llase en su interior en su significado, en lo que no se puede ver, en la verdadera belleza la inmaculada gracias de nuevo